Siembraviva Ediciones

Un universo para la vida / Catálogo de ediciones

Saturday, September 30, 2006

Colección Cosmogonías

La mitología es, como la filosofía, una forma de construcción del mundo mediante la palabra. En una como en otra, la palabra fundamenta la acción de los que reciben ese mundo como un legado. La mitología es una poesía de lo real que plasma los seres con los que hemos de tratar y que alimenta un trato poético con ellos, un trato que remonta al instante perenne de su creación. La mitología nos coloca, como la poesía, en el elemento de la creación del Ser y del Ser como creación.

Colección Cosmogonías quiere reflejar esa arquitectura del mundo practicada por las culturas ancestrales. La cosmogonía de los indígenas yekuana del Orinoco, recuperada como totalidad orgánica por el antropólogo franco-venezolano Marc de Civrieux, ha brindado el material y el espíritu ecológico a estas experiencias del mito como comprensión y como invención del sentido del mundo.

*********

EL EXTRAORDINARIO VIAJE DE MEDATIA

Henriette Arreaza Adam

Textos: Henriette Arreaza Adam y Juan Antonio Calzadilla Arreaza

Ilustraciones: Henriette Arreaza Adam

Diseño gráfico: Yngrid Saturno

Primera edición: 1992

74 páginas

ISBN 980292-294-3

Premio “Los 10 mejores libros para niños de Hispanoamérica”, año 1993.

Recomendado como lectura recreativa por el Ministerio de Educación, 1996.

************

El viaje de iniciación de Medatia, el primero de los yekuana que se convirtió en chamán o huhai, lo llevará por las casas invisibles para aprender los secretos de los espíritus que impregnan el mundo. Los encuentros del huhai con los sabios celestes, dueños de los arquetipos, los lenguajes y las visiones, son narrados por el aichuriaha, conocedor y cantante de los mitos.

El trasfondo de esta compleja e interesante búsqueda del saber cósmico emprendida por el chamán primordial es la discordia entre Wanadi, la deidad creadora y protectora de los hombres, y el destructivo Odosha, principio del odio hacia la creación.

Odosha malogra la creación de Wanadi y éste abandona la tierra. El reino de Odosha queda signado por la tristeza, la enfermedad, el hambre, la muerte. Medatia viajará a las casas del cielo en pos del saber que libere a los hombres de los padecimientos, atravesando desde las casas de las pruebas que miden el temple del héroe, hasta la casa de las Estrellas, donde el propio Wanadi es el huhai, pasando por su propia muerte ritual y su resurrección en el fabuloso lago Akúena.

Medatia descubre el poder de su akato, doble espiritual o alma inmortal que transita y opera en el mundo de la realidad celeste, para entender y remediar el reinado de la muerte y el dolor sobre la tierra dejada a Odosha.

********

Este importante relato pertenece al ciclo cosmogónico Watunna, que agrupa la mitología yekuana, y fue confiado a Marc de Civrieux, como todo Watunna, por el aichuriaha Manuel Velásquez.

Fue propuesto como texto para un montaje escénico, que llevaron a cabo las alumnas de la Unidad de Danza del Centro Universitario de la Universidad de Los Andes, dirigidas por Henriette Arreaza Adam.

El volumen presenta el relato del viaje de Medatia, para un narrador o narradora, y, a través de las ilustraciones, sugerencias escénicas y de vestuario para los numerosos personajes del viaje, una memoria metodológica sobre el proceso del montaje, así como muchos otros textos contextualizadores de la mitología, el pensamiento y la cultura yekuana, los cuales incluyen un glosario de vocablos yekuana que inicia al lector o al actor en el contacto con esa lengua ancestral. Se ha incorporado también la partitura de la música original del montaje, compuesta por Luis Rodríguez Abreu.

********

Enseguida llegó a la primera casa del Cielo, la casa de los dueños del canto. Son los dueños del Aliento, de la Palabra y del Ritmo. Soplando y cantando curan a la gente. Ellos le enseñaron a Medatia a oír y hablar las lenguas de los otros mundos.

«Ahora puedes ir a cualquier casa, dijeron, podrás entender las canciones de los pájaros, que son de la familia de Wanadi. Cambia tu garganta, llámalos con sus propias canciones». Todos los pájaros empezaron a bajar desde su casa. Vinieron bailando hacia Medatia, hechizados por su canto, pensando que otro pájaro los llamaba. «Aquí estamos, dijeron, somos tus hermanos».

**********

WATUNNA: LA CANCIÓN DEL MUNDO / Cosmogonía yekuana

Henriette Arreaza Adam

Adaptación y textos: Henriette Arreaza Adam

Grabados: Ahisha Iaranavi

Diseño gráfico: Deborah Rada Requena

Primera edición: 2005

80 páginas

ISBN 980-6586-04-2

********

Watunna congrega los mitos heroicos de la etnia yekuana, una de las grandes culturas del Orinoco, y su configuración originaria del mundo. Héroe divino, avatar en la tierra y dios impasible en Kahuña, el cielo primordial, Wanadi es el principio organizador del orden humano, soñando y pensando crea a las diferentes razas de hombres, sus casas y sus pueblos, inventa los objetos y los seres de su acción futura, aporta las soluciones que dan ritmo al caos y hacen el mundo vivible.

Sol, casas, conucos, son dones de un Wanadi viviente que trasciende su trascendencia para encarnar entre los hombres, y entregarles las claves divinas de la existencia.

Tiene el pensamiento yekuana, como el gnosticismo europeo y oriental, el sentido fortísimo de un doble plano de la realidad, la cual se teje en una interacción del plano celeste con el plano terrestre. El plano celeste, Kahuña o el Cielo verdadero, es el campo de la originariedad y de la memoria cósmica, incambiables perduran en él los seres místicos, dueños de las formas. Y muchos dueños han dejado sus formas en la tierra, para que de ellas proliferen los animales y plantas innumerables. Pero Kahuña es la tierra de las esencias, donde las esencias viven y existen en sus casas y bajo sus formas. El imponente lago Akúena tiene la virtud de reponer la carne y la vida a los animales muertos, que en él sumergen los espíritus viajeros o akato de los chamanes, en el instante eterno del trance o del ensueño. Sobre el plano terrestre habitan los hombres, los soto o gente, ignorantes del plano eterno, sujetos a los engaños y apariencias muchas veces urdidos por los propios seres invisibles. La dimensión fundamental sólo puede ser vista por los iniciados chamanes o huhai, quienes han aprendido a “cambiar” su mirada, su voz y sus palabras, lo cual les permite ser cosmopolitas del cielo y de la tierra. Cada soto u hombre de la tierra, posee un doble inmortal, el akato, su esencia o ser celeste, que viaja a las casas invisibles mientras él sueña y que puede ser raptado por el abuelo báquiro, por ejemplo, sin que él lo sepa. Pero sólo el huhai sabe viajar con el akato al plano primordial, desde donde las problemáticas del plano terrestre se diluyen en su relatividad, y sólo tienen sentido al recobrar su originariedad eterna, que en Kahuña, el Cielo, se preserva.

Wanadi no es un Dios Supremo sino más bien la deidad benefactora de los hombres. Vive en una de las casas del Cielo como otro de los seres invisibles. Tres veces ha encarnado desde el Cielo verdadero para favorecer a los hombres, como si la proliferación de éstos alimentara una curiosidad y una necesidad de artista. Estas encarnaciones o avatares, que marcan los tres ciclos de la historia mitológica del mundo yekuana, se conocen como damodede. Cada damodede de Wanadi ha conformado un mundo de hombres que ha sucumbido a las fuerzas del odio y de la destrucción. Pues de la placenta podrida de Wanadi nació Odosha y desde entonces los hombres viven amenazados por la potencia negativa. OdoshaWanadi a abandonar la Tierra en las tres ocasiones. Pero siempre tiene el inmortal un nuevo chance de retorno. Finalmente nacerán en la Tierra los hombres del Cielo, que yacen ocultos en el gran huevo Huehanna que Wanadi ha enterrado en Waruma Hidi. Como todo su mal y su maldad, Odosha y sus endemoniados, los odoshankomo, son fenómenos terrestres, ilusorios y transitorios. La eternidad de la vida, es decir el Cielo, se impondrá sobre la fantasmagórica muerte promovida por Odosha en nuestra tierra. obliga a

*********

Los ocho relatos versionados y sintetizados en este volumen, con el afán de sensibilizar a un público amplio, proceden de Watunna. Un ciclo de creación en el Orinoco, de Marc de Civrieux, editado por Monte Ávila Editores en 1970 y en 1992. El Watunna de Civrieux fue compilado y ordenado por éste, en el curso de muchos años, gracias a la amistad y colaboración del aichuriaha yekuana Manuel Velásquez, Dahuase Huma, quien indagó en su propia tradición para nutrir esta labor de rescate de un universo cultural menoscabado que hoy puede ofrecernos toda su magia de sugerencias.

Completa la edición un valioso glosario de voces indígenas en que se definen los vocablos de la cosmogonía yekuana empleados, el cual comprende Entidades celestes, Espíritus animales, Espíritus malignos, Lugares sagrados, Palabras terrestres, Personajes terrestres y Plantas mágicas.

*******

Nosotros, los soto, no sabemos ver. Fuera de nuestras casas estamos ciegos. Miramos el Cielo y no vemos nada, nos parece vacío. Estamos sordos, no entendemos las lenguas del Cielo, no conocemos los sonidos de los espíritus.

En el Cielo viven los Abuelos, son los espíritus de los animales y las plantas. Allá tienen sus caminos, sus conucos, sus casas. Desde allá nos miran, nos capturan, nos enamoran de sus hijas y nos hacen sus yernos.

Nuestros huhai pueden ver a los espíritus, hablar con ellos, entenderlos. Saben cambiar sus ojos, sus orejas, sus palabras.

Los huhai sí entienden todo, las verdaderas formas, las verdaderas lenguas. Nunca duermen, todo lo oyen, todo lo ven. Son espíritus buenos. Por eso los necesitamos, para no vivir engañados, para no ser prisioneros de los espíritus enemigos.

1 Comments:

  • At 11:28 AM, Blogger Darbo said…

    Saludos.
    Espero este bien, me gustaría comprar el libro, "el extraordinario viaje de medatia" pero no lo consigo en las librerías de Caracas, seraposible que me ayudes a ubicarlo. Gracias

     

Post a Comment

<< Home